El cuidado diario de tus dientes es esencial para mantener una buena salud dental, de lo contrario tendrás la necesidad de realizarte algunos procedimientos como la endodoncia. Las endodoncias se realizan en piezas dentales con caries profundas, que propician la inflamación o la muerte de la pulpa dental.

La pulpa dental es la parte más interior del diente, y donde se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos. La inflamación de la pulpa suele manifestarse con dolor, que puede ser de distintos grados y darse en distintas ocasiones: frente al calor o frente al frío, en determinadas posturas, al comer o beber, etc.

La endodoncia es la extirpación total de la pulpa o nervio del diente. Se trata de un procedimiento de limpieza del sistema de conductos radiculares en el que se eliminan bacterias y tejido necrótico para dejar el conducto lo más aséptico posible.

Se realiza en diferentes fases:

  • Diagnóstico por parte del profesional
  • Anestesia
  • Apertura y aislamiento de la pieza
  • Limpieza de los conductos para dejarlos asépticos o limpios
  • Obturación: es la fase de sellado del diente, a través del cual se cierran los conductos que se han limpiado.
  • Control: una posterior radiografía y observación.